5 Consejos para reportar con los nuevos Estándares GRI

CLARA SUÁREZ

17 octubre 2022

4 min. lectura

Artículos

En un contexto de reporte de sostenibilidad en plena evolución, el próximo enero de 2023 las empresas deberán comenzar a reportar siguiendo los nuevos estándares propuestos por Global Reporting Initiative (GRI), organización independiente e internacional responsable del marco global más utilizado en el mundo para la elaboración de informes de sostenibilidad.

Con una revisión completa de los Estándares Universales, cambios en la nomenclatura de los contenidos y la adición de un nuevo set de estándares específicos por sector, no son pocas las novedades a las que han de adaptarse las empresas en los próximos meses.

En CANVAS queremos facilitarte esta transición, para lo que te traemos cinco recomendaciones para reportar con los nuevos GRI.

1. Adaptarse a una nueva estructura: estándares universales, temáticos y sectoriales

Esta nueva versión trae consigo un cambio de estructura en los contenidos e indicadores. Ahora, podemos clasificar los estándares en tres ámbitos:

  • Estándares Universales: proporcionan los criterios básicos de reporte, a seguir por todas las compañías. Además, incluyen indicadores relativos a las características de la organización y la gestión de los temas materiales, entre otros. Se corresponden con los antiguos GRI 101, 102 y 103, aunque se han implementado diversas modificaciones en los requerimientos.
  • Estándares Temáticos: sirven para reportar información específica sobre los temas materiales, con una estructura muy similar a la anterior versión de GRI 200, 300 y 400.
  • Estándares Sectoriales: de nueva creación, incluyen la información que se debe reportar para los temas materiales identificados por GRI, en función del sector de actividad. No obstante, de momento solo están disponibles los estándares para los sectores de Agricultura, acuicultura y pesca; Carbón; y Petróleo y gas.
Fuente: Global Reporting Initiative

2. Responder a una única modalidad de reporte

Otro de los grandes cambios está relacionado con las modalidades de reporte. Y es que ahora las empresas deben seguir nuevos criterios si quieren cumplir con las exigencias de GRI.

Frente a las antiguas core y comprehenisve (que permitían elegir entre una modalidad más exhaustiva de reporte y una más acotada), ahora existe una única opción: el reporte de conformidad. Entre otras obligaciones, esta modalidad no admite la omisión de indicadores y, cuando no se pueden reportar, exige una causa justificada de omisión.

No obstante, si una organización no cumple con estos 9 requerimientos, podrá declarar que ha preparado la información utilizando «como referencia» los Estándares GRI.

3. Integrar el enfoque de doble materialidad

Aunque GRI no desarrolla su concepto de doble materialidad de forma explícita, sí hace especificaciones sobre el proceso que las organizaciones deben seguir a la hora de identificar, priorizar y reportar sus temas materiales con una visión de materialidad de impacto.

Estas recomendaciones están dirigidas a ayudar a las empresas a evaluar sus impactos (reales o potenciales, negativos o positivos) en el entorno y las personas. Además, GRI referencia este proceso como un trabajo continuo, resultado del diálogo activo con los grupos de interés.

4. Reportar sobre los temas materiales

Una vez identificados los temas materiales (entendidos para GRI como aquellos que representan los impactos significativos de una empresa hacia fuera), las organizaciones deberán priorizarlos en función de su importancia. A partir de este listado, la empresa tiene que reportar su enfoque de gestión, incluido en el nuevo estándar GRI 3-3.

Además, también será necesario incluir dos indicadores adicionales: GRI 3-1 y 3-2, relativos al proceso seguido para definir los temas materiales y la lista completa de estos.

Fuente: Global Reporting Initiative

Para este proceso, GRI incluye cuatro pasos a seguir para determinar los temas materiales. Aunque no son de cumplimiento obligatorio, estos pasos incluyen diferentes recomendaciones de interés para las organizaciones: entender el contexto de la empresa, incluyendo sus actividades, relaciones comerciales y grupos de interés; identificar los impactos actuales y potenciales de la compañía; o evaluar la significancia (positiva o negativa) de estos, para lo que se aconseja contar con la visión de los stakeholders.  

Por otro lado, también será necesario reportar los cambios que se hayan producido en la lista de temas materiales explicando, por ejemplo, porqué un tema ya no se considera relevante o porqué se ha incluido un nuevo asunto.

5. Últimos detalles: índice de contenidos, declaración de uso y recomendaciones adicionales

Por último, existen otros requisitos formales, como publicar un índice de contenidos, notificar a GRI o acompañar la publicación del informe con una declaración de uso tipificada en los estándares.

Además, para terminar, GRI recomienda una serie de cuestiones adicionales como, por ejemplo, alinear el reporte de sostenibilidad con otros tipos de reporte, así como mejorar la credibilidad a través de métodos de verificación externa, controles internos y paneles de grupos de interés.

Estos cinco puntos resumen las principales novedades de esta versión de los Estándares GRI que ya está disponible en español. Sin embargo, la revisión completa de los Estándares Temáticos y la adición paulatina de los Sectoriales harán de la adaptación a los nuevos GRI un proceso en evolución durante los próximos años, en paralelo a las novedades europeas en materia de marco normativo del reporte de sostenibilidad que te explicamos en este artículo.

Si no quieres quedarte atrás, o necesitas más información, descubre nuestros servicios de comunicación y reporte aquí.

¡Comparte!
CLARA SUÁREZ
Consultora junior

Nacida en la isla de Tenerife, Clara es fan de los videojuegos, adora la comida india y es también amante...

¿Quieres saber más? ¿Crees que podemos ayudarte a impulsar la sostenibilidad en tu organización? Te escuchamos.