El Canvas de la sostenibilidad

ISABEL LÓPEZ TRIANA

30 mayo 2015

2 min. lectura

Análisis

Canvas quiere decir lienzo en inglés. De ahí toma su nombre la propuesta Business Model Generation de Alexander Osterwalder y Yves Pigneur, que resume los aspectos clave de un negocio en un lienzo que permite acceder a toda la información de un vistazo.

La metodología Canvas se compone de 9 áreas clave a definir, y en el modelo original, el comienzo es la identificación de los segmentos de clientes, seguido de la propuesta de valor. Algunas de las ventajas de este modelo son el poco tiempo que se necesita para plantearlo, que ofrece un plan de negocio en un solo vistazo, que permite ir ajustando su contenido rápida y fácilmente para adaptarse a los continuos cambios del mercado y que obliga a la escucha permanente del cliente y a interactuar con él.

¿Cómo lograr el enfoque integrado de sostenibilidad?
A partir de esta idea de lienzo y de las características que hemos visto que tiene el Canvas, este modelo nos sirve para plantear el enfoque integrado de sostenibilidad de la empresa:

No se trata de plantear una correlación lineal entre el Canvas para la sostenibilidad y el modelo original, sino de recoger en ese lienzo todos los elementos que intervienen, plantear una fórmula fácilmente adaptable a los cambios e incluir el diálogo y la escucha en los procesos.

Por qué Canvas
Fuente: Canvas Estrategias Sostenibles

Así, el Canvas de la sostenibilidad está formado por el negocio -donde se incluye el Plan Estratégico de la empresa-, los grupos de interés, los temas relevantes de una empresa -en donde está contemplada la materialidad-, el triple impacto generado por la empresa, los procesos, la ética y el Gobierno Corporativo, la comunicación de la RSC o reporting, el reconocimiento obtenido y la medición de nuestros indicadores.

¿Qué implica el modelo de Canvas?
Cuando se aplica el modelo Canvas a la sostenibilidad, es necesario realizar las siguientes consideraciones:

– Introducir al cliente en el proceso de creación e innovación.
– Mantener un diálogo fluido con los grupos de interés.
– Implicación de un comité transversal y supervisión de la Alta Dirección.
– Vinculación con el negocio.

Hacer organizaciones más éticas y sostenibles implica contar con una serie de grupos de interés llamados a integrarse. La relación de colaboración de la empresa con estos grupos implica dialogar y comunicar, así como compartir, todo ello desde un compromiso medible con sus públicos y con el entorno. Así, dibujaremos el canvas de una economía basada en comportamientos éticos y participativos.

ISABEL LÓPEZ TRIANA
Cofundadora y Directora General

Isabel tiene una amplia trayectoria de más de 20 años dedicada a la consultoría en reputación corporativa y sostenibilidad

¿Quieres saber más? ¿Crees que podemos ayudarte a impulsar la sostenibilidad en tu organización? Te escuchamos.