Davos 2019: 4 tendencias clave

CONSTANZA NIETO

25 enero 2019

6 min. lectura

Análisis
Un año más, la ciudad suiza de Davos ha convocado a algunos de los líderes políticos, empresariales y sociales más influyentes de todo el mundo en el tradicional evento anual del World Economic Forum para tratar los principales retos globales. 

En CANVAS hemos seguido de cerca el evento para contarte las cuatro tendencias en sostenibilidad que marcarán el presente y futuro de las organizaciones. ¿Quieres saber cuáles son? ¡Sigue leyendo!

Redefiniendo la globalización

La Globalización 4.0 ha sido un tema transversal durante toda la semana, pero, ¿qué significa exactamente? Se trata de redefinir el concepto actual de globalización para avanzar hacia modelos más inclusivos a nivel social y más responsables con el planeta. Alternativas sociales y de gobierno más sostenibles, como aseguró el secretario general de la ONU, António Guterres “un nuevo proceso inclusivo que no deje a nadie atrás”.

Efectivamente, y como pone de manifiesto un reciente informe de Intermón Oxfam en España, la desigualdad se cronifica. Nuestro país es el cuarto más desigual de la Unión Europea. Tras Bulgaria, somos el segundo país europeo en el que más ha aumentado la distancia entre ricos y pobres: el 1% más rico cuenta con el 24,42 de cada 100 euros de riqueza, mientras que el 50% más pobre se tiene que repartir 7 euros de cada 100.

“Debemos ocuparnos del bienestar social de nuestra nación, no solo del económico”, así presentó la primera ministra de Nueva Zelanda, Jacinda Ardern una innovadora visión del PIB nacional, basada en el impacto a largo plazo y la calidad de vida de la ciudadanía. De esta forma esperan reconducir un sistema social y político que solo parece funcionar para 1 de cada 5 personas, según datos del último Trust Barometer de Edelman. «Nuestra gente nos está diciendo que la política no está cumpliendo sus expectativas. Esto no es superficial, es crítico”, concluyó Ardern.

Esta misma línea siguió la reflexión del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez quien afirmó que “la ciudadanía necesita sentir que su destino está en sus propias manos, que el esfuerzo, el talento, el coraje cuentan para algo, que pueden hacer sus propios planes de vida”.

El futuro del trabajo ya está aquí

“No hay expertos del mañana, sólo del ayer”, así de contundente fue Jack Ma, cofundador de Alibaba Group sobre el futuro del empleo. De hecho, según el informe Future of Jobs del World Economic Forum, para 2022 un 54% de trabajadores necesitará aumentar y reenfocar sus cualidades y conocimientos.

Partiendo de esta cifra, el debate está abierto. ¿Cómo pueden las empresas ayudar a las personas a prepararse para las exigencias del futuro? Desde el punto de vista de los CEO, tal y como se recoge en el estudio 22nd Annual Global CEO Survey de PwC, la disponibilidad de habilidades clave afecta al crecimiento de las compañías y, concretamente la brecha de competencias es uno de los principales motivos que impiden la innovación en las organizaciones.

Entre las características que definen las nuevas formas de trabajar la flexibilidad fue posiblemente la más recurrente durante los debates. En el entorno empresarial, el trabajo flexible y la conciliación son considerados una propuesta de valor añadido que permite una diferenciación significativa.

Por otra parte, la gestión de la diversidad -tanto de género, como de habilidades y generacional- se planteó durante toda la semana como un reto necesario. Como explicó el ex CEO de Unilever, Paul Polman, “todos tenemos distintas habilidades y es importante unir las fortalezas de todas esas habilidades”.

En este sentido, durante la semana se ha lanzado la campaña #Diversish con el objetivo de impulsar la diversidad en las compañías y desbloquear el potencial social y económico que supone la integración de las personas con discapacidad en el mundo laboral.

Tecnología con valores

Satya Nadella, el CEO de Microsoft, lo dejó claro en su panel sobre la confianza y la transformación digital: “la privacidad es un derecho humano fundamental”.

Haciendo referencia al nuevo Reglamento General de Protección de Datos que entró en vigor el año pasado en toda la Unión Europea, Nadella considera que es un “fantástico comienzo” y cree que debería aplicarse una regulación similar en todo el mundo.

Las innovaciones tecnológicas, como la Inteligencia Artificial o el reconocimiento facial, deben ir de la mano de la ética. “Puedo decirte diez usos del reconocimiento facial que pueden mejorar la vida humana, pero también 10 usos que causarían problemas”, aseguró el CEO de Microsoft.

La compañía ha puesto en marcha una serie de principios para el uso de la Inteligencia Artificial, pero Nadella considera que la autorregulación no es suficiente. “La situación predeterminada o por defecto debe de ser la siguiente: las personas son los dueños de sus datos”, concluyó.

En otro panel sobre ética y datos, la diputada del Parlamento Europeo Marietje Schaake, en la misma línea, destacó que aunque está de acuerdo con las normas autorregulatorias, son los gobiernos los que deben establecer los estándares correctos en estos temas: “¿Es aceptable que el ministro de la verdad sea Mark Zuckerberg? Las compañías privadas están teniendo demasiado poder de decisión en cuanto a lo que es aceptable y lo que no”, apostilló.

Marc Benioff, CEO de Salesforce, también habló sobre el tema: “la confianza debe ser el valor más elevado, después todo fluye. Quiero despertar a todos los CEO, despertar a todo el mundo”. Destacó, como Nadella, que la tecnología por sí misma no necesaria e intrínsecamente es buena para la humanidad: “el mundo solo mejorará si hay un esfuerzo global por asegurar que tenga un impacto positivo”, afirmó.

 

Protegiendo el planeta

Una de las voces más presentes en Davos este año ha sido el científico y divulgador naturalista británico David Attenborough. A sus 92 años, fue galardonado con el Crystal Award, por su compromiso con un mundo igualitario, donde se proteja el clima del planeta.

Entrevistado por el duque de Cambridge, destacó la urgencia del cambio climático: “somos tantos, y tan poderosos…los mecanismos que tenemos para la destrucción son tan amplios y aterradores, que podemos exterminar ecosistemas enteros sin apenas darnos cuenta”. Aseguró, además, que los líderes mundiales han tardado tanto en darse cuenta de esta amenaza porque el mundo natural y el urbano están totalmente desconectados.

La primera ministra neozelandesa Jacinta Ardern también participó en un panel sobre medioambiente junto con el británico, además de otros expertos en cambio climático, como el ex vicepresidente Al Gore. “¿Qué mayor amenaza hay para nuestro bienestar que el cambio climático?” se preguntaba la primera ministra, afirmando que, tras las movilizaciones sociales, son los políticos los que tienen el testigo: deben conseguir cambios a corto plazo, en el corto periodo de tiempo que estén en el poder.

No solo se habló de cambio climático en Davos. También ha habido paneles dedicados a la crisis del agua, a los plásticos y la contaminación que generan, a los océanos, y a la biodiversidad.

Sobre medioambiente habló en varios paneles la doctora Jane Goodall, dedicada durante décadas al estudio de los chimpancés. Preguntada sobre si había razones para ser optimistas en lo que respecta al cuidado del planeta, afirmó que en general, hay mayor conciencia en la sociedad de lo que los humanos estamos haciendo a los bosques, a los océanos… “La gente es consciente, pero los gobiernos van cambiando”, añadió.

¿Qué soluciones hay? “Si pudiéramos salvar y recuperar los bosques tropicales, tendríamos un tercio de la solución al cambio climático, por el dióxido de carbono que absorben”, afirmó.

Las nuevas generaciones también tuvieron un espacio para debatir sobre el futuro del planeta. Fue Greta Thunberg, la joven activista sueca conocida por su discurso en la última cumbre del clima de la ONU, quien señaló a empresas y gobiernos como los principales responsables de no estar haciendo lo suficiente para evitar el cambio climático.

Estamos ante una crisis existencial, la mayor a la que se ha enfrentado la humanidad (…) Si todo el mundo es culpable, entonces no hay nadie a quien culpar y hay que culpar a alguien… Creo que muchos de los que estáis hoy aquí pertenecéis a ese grupo de personas”. Así de contundente fue el discurso de Thunberg que, sin duda, obligó a reflexionar a todos los presentes.


Fuente de las fotografías: World Economic Forum y Canvas Estrategias Sostenibles.

 

CONSTANZA NIETO
Experta en Sostenibilidad y Comunicación

Generar conocimiento y oportunidades de formación en materia de sostenibilidad es esencial para sensibilizar e impulsar el desarrollo sostenible dentro...

¿Quieres saber más? ¿Crees que podemos ayudarte a impulsar la sostenibilidad en tu organización? Te escuchamos.