Agenda 2030 como marco para la nueva normalidad

IDOIA CASTILLO

22 julio 2020

5 min. lectura

Análisis
«La humanidad no puede sobrevivir las múltiples crisis que afronta si no trabaja en conjunto y con respeto a todos los pueblos y toda la vida del planeta». Esta contundente frase del Secretario General de Naciones Unidas en el Foro Político de Alto Nivel que se ha celebrado este julio de 2020 debería ser el lema de todos en estos tiempos de pandemia global.

Entre el 7 y 16 de julio tuvo lugar la sexta edición del Foro Político de Alto Nivel (HLPF, por sus siglas en inglés), plataforma central para el seguimiento y la revisión de la Agenda 2030, en la participaron todos los Estados miembros de Naciones Unidas y que forman parte del programa del Segmento de Alto Nivel del Consejo Económico y Social de la ONU (ECOSOC).

Este año, bajo el lema Acción acelerada y vías de transformación: realización de la década de acción y entrega para el desarrollo sostenible, las jornadas virtuales se han centrado en reflexionar sobre cómo la comunidad global puede responder a los retos de la pandemia de la COVID-19 y acelerar la recuperación en el marco de los ODS.

Retos para la recuperación sostenible tras la COVID-19

A continuación, presentamos las ideas más destacadas durante la convención del Foro en 2020 sobre el avance mundial hacia el desarrollo sostenible en un contexto global complejo.

Agenda 2030 Retos

1. Coordinación y cooperación para el desarrollo sostenible 

Para sorpresa de pocos, una de las conclusiones que deja el Foro es que la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible avanza de forma lenta e insuficiente. El contexto requiere de acción efectiva para paliar problemas urgentes como el aumento de personas subalimentadas, la rapidez con la que avanza el cambio climático, la creciente desigualdad global o la falta de cooperación internacional efectiva.

A todo ello se le suma una disrupción inesperada como la pandemia, que ya ha afectado a más de 14,4 millones de personas contagiadas en todo el mundo, dejando más de 600.000 fallecidos. Esta situación «exigirá liderazgo, visión de futuro, innovaciones, financiación y colaboración entre todos los gobiernos y todas las partes interesadas», tal como se afirma en el último informe del Secretario General sobre los progresos realizados para lograr los ODS.

Estos son sólo algunos de los desafíos a escasos meses de cumplir cinco años desde la instauración de la Agenda 2030, en septiembre de este año. Los participantes han estado de acuerdo en que se necesita coordinación y cooperación para poder abordarlos de forma eficaz, tal y como reiteraba António Guterres, Secretario General de Naciones Unidas: «la humanidad no puede sobrevivir las múltiples crisis que afronta si no trabaja en conjunto y con respeto a todos los pueblos y toda la vida del planeta».

2. La Agenda 2030 como herramienta clave en la nueva normalidad

Además del insuficiente progreso, los expertos participantes en el Foro concluyen que la vieja normalidad era insostenible. Jutta Urpilainen, comisaria de Asociaciones Internacionales de la Unión Europea, apuntó que «el mundo ya estaba en un camino insostenible»; conclusiones también compartidas por Mariana Mazzucato, catedrática en Economía de Innovación y de Valor Público en la University College London, quien se ha mostrado crítica en numerosas ocasiones con el desarrollo del actual modelo económico y ha defendido una «economía orientada hacia un propósito». Así pues, el debate que nos deja la nueva normalidad apunta a una reconstrucción en la que la Agenda 2030 se sitúe en el centro de las políticas.

3. Apuesta por una recuperación verde 

Una de las apuestas para la recuperación sostenible es trabajar por una economía verde. Participantes como Cristina Gallach, secretaria de Estado de Exteriores, defendieron que la crisis climática debería ser uno de los focos principales para pensar en la actual y futura recuperación, con políticas orientadas a la reducción de emisiones, el aumento de energías renovables y la mejora de la eficiencia energética.

A los objetivos planteados con el Pacto Verde Europeo se le suman los desafíos que deja la reconstrucción, que en palabras de la ministra para la Transición Ecológica y Reto Demográfico Teresa Ribera «tiene que ir en dos líneas: la verde y la inclusiva» porque «no hay economía si no es compatible con los límites del planeta».

Así, los participantes estuvieron de acuerdo en que cambio climático y desarrollo sostenible son asuntos interconectados, por las consecuencias que tiene el calentamiento global en la humanidad, la integración del Acuerdo de París dentro de las metas que plantean los ODS y las oportunidades económicas, ambientales y sociales que se generan con la creación de nuevas estrategias orientadas al triple impacto. Tal como defendía Hoesung Lee, presidente del IPCC, para conseguir avances en esta cuestión se necesitan esfuerzos colectivos a todos los niveles, y sólo así «el resultado será una economía global más limpia, sostenible, productiva y fuerte». Un ejemplo de este tipo de esfuerzos para paliar el cambio climático es la noticia que dejaba la inversora BlackRock este julio, quien ha votado en contra de las políticas de retribución de las empresas en las que invierte y que no cumplen con su política climática.

La Agenda 2030, a examen

Anualmente, en el marco de esta convención, los países miembros tienen la posibilidad de presentar sus Exámenes Nacionales Voluntarios, documentos que se revisan desde Naciones Unidas para hacer un seguimiento de la contribución de los territorios a la Agenda 2030. Este 2020, únicamente 47 de los 193 países miembros se presentan a los ENV, siendo ya 189 países evaluados desde 2016. Entre ellos, se encuentra la contribución de España (2018), quien con altas probabilidades se volverá a presentar en 2021. Sin embargo, como integrante, este año el Gobierno ha hecho pública su declaración general, en la que pide a las Naciones Unidas «jugar un rol protagonista para abordar los grandes debates y transformaciones políticas, sociales, económicas y medioambientales que exige el día después».

Entre los aspectos más importantes de este examen destaca la «apropiación de los ODS». A solo 10 años del límite para conseguir los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el organismo invita a los países a reflexionar sobe cómo se están involucrando  en la implementación de la Agenda 2030, cómo se integran los ODS en las políticas y programas nacionales y qué está haciendo el país para difundirlos.

Aceleración y transformación han sido dos ejes clave en el Foro de este año. Y deberían ser dos objetivos fundamentales como oportunidad a trabajar para no dejar a nadie atrás. Acelerar para lograr un mundo más sostenible para 2030. Transformar para ser sociedades más inclusivas, sostenibles y resilientes.

Fuente de las fotografías: United Nations Photo

IDOIA CASTILLO
Experta en Sostenibilidad e Innovación

Con una experiencia profesional de más de 4 años, Idoia ha evolucionado y crecido personal y profesionalmente al abrigo de...

¿Quieres saber más? ¿Crees que podemos ayudarte a impulsar la sostenibilidad en tu organización? Te escuchamos.