5 claves de la sostenibilidad en el sector turismo

IDOIA CASTILLO

27 septiembre 2017

5 min. lectura

Análisis

El 27 de septiembre se celebra el Día Mundial del Turismo, promovido por Naciones Unidas (ONU). El sector turístico se ha convertido, según la Organización Mundial del Turismo (OMT), en una de las industrias de mayor envergadura y crecimiento del mundo. Su contribución al PIB mundial llega al 10.2% si tenemos en cuenta aportación directa e indirecta. Por tener más cifras, en 2016, más de 108 millones de personas trabajan directamente en este sector, lo que supone un 3.6% del empleo global. De forma indirecta, este porcentaje llega al 9.6%, según elWorld Travel & Tourism Council.

La contribución del sector turístico al PIB mundial no ha hecho más que crecer en los últimos 10 años. Fuente: Informe Travel & Tourism Economic Impact, World Travel&Tourism Council, 2017

Con estos datos, el sector tiene una posición privilegiada para hacer frente a los retos de la sostenibilidad y los desafíos mundiales, como el cambio climático o la reducción de la pobreza. De hecho, el año 2017 ha sido elegido, también por la ONU, el “Año Internacional del Turismo Sostenible para el Desarrollo”, buscando un papel clave y un mayor compromiso del sector con los Objetivos de Desarrollo Sostenible. ¿En qué áreas puede el turismo actuar como catalizador? ¿Qué están haciendo las grandes compañías en favor de la sostenibilidad?


1. Crecimiento económico inclusivo y sostenible: necesario entendimiento

Desde 2009, se han incrementado anualmente, a escala mundial, los turistas internacionales más de un 4%. El turismo genera riqueza y empleo, aún más en un país como España, donde este sector estratégico representa en torno al 11% del PIB. Sin embargo, tiene que hacer frente a una batalla muy presente: la turismofobia, que surge en ciudades donde el gran número de turistas asfixia al residente, quien termina por asegurar que se siente un extranjero en su propia ciudad.

Para la adecuada convivencia, es esencial, en primer lugar, la colaboración público-privada. En este sentido, los expertos piden una fuerte defensa del turismo sostenible y respetuoso desde todas las partes implicadas: administración, tour-operadores, hoteles y otras plataformas de alojamiento, como Airbnb.

Por poner un ejemplo dentro de España, Hugo Rovira, director general de NH Hotel Group, asegura que en su compañía llevan años “realizando importantes inversiones para atraer un turismo de calidad”, apostando por un modelo turístico centrado no tanto en el número de turistas sino en el gasto por turista. Es más, el CEO pidió, en junio y tras los altercados producidos en ciudades como Barcelona o Mallorca, un “pacto de Estado para el turismo que asegure la sostenibilidad del sector turístico”.

2. La cuestión del empleo: contra la estacionalidad y la precaridad

Se ha hablado mucho de la precariedad de algunos puestos de trabajo en el sector turístico, una industria que, al menos en España, sufre de mucha estacionalidad. Es reciente y conocida, por ejemplo, la lucha de “Las Kellys”, una asociación de camareras de piso contraria a la externalización de su trabajo en los hoteles.

Algunos sindicatos, como UGT, han pedido recientemente la creación incluso de un “sello turístico” que distinga a las empresas del sector que apuesten por el empleo de calidad. En este sentido, un ferviente defensor de la mejora de la calidad laboral en el sector es Antonio Catalán, CEO de AC Hotels, quien en varias ocasiones ha defendido que los hoteles cuenten con plantillas estables, bien pagadas y felices. «Nuestro sector es de personas, no es tecnológico, y nuestra responsabilidad es crear puestos de trabajo», ha afirmado.

3. Ahorro de recursos y cambio climático: el problema de todos

En aquellos asuntos relacionados con el cuidado del medio ambiente también puede dar una respuesta clara el sector hostelería y turismo. Aunque aún permanecen, atrás quedan las pegatinas en los baños del hotel invitándote a dejar la toalla en el suelo solamente si creías necesario que fuera lavada. Hoy el sector hace muchísimo más.

Más del 30% de los hoteles de NH Hotel Group a nivel global cuentan con certificación medioambiental, y el 72% funcionan completamente con energía verde. La compañía tiene en marcha el proyecto “Green Hotels Project”, que busca ofrecer valor a los clientes mediante acciones sostenibles: movilidad, alimentación e innovación sostenible son algunos ejemplos. Por su parte, el turoperador TUI tiene el 100% de sus cruceros certificados con la ISO14001 y asegura que, desde 2012, ha ahorrado 67 millones de euros gracias a medidas de eficiencia ambiental.

Otro tema relevante en el sector es la cuestión del desperdicio de comida: cada año se tiran a la basura en nuestro país 7,7 millones de toneladas de comida en buen estado. Para atajar este problema, una gran cadena del sector de la hostelería, Grupo VIPS, tiene puestos en marcha acuerdos de donación de los excedentes de la comida, aunque afirma que tiene que seguir trabajando para mejorar la gestión de los desperdicios.

4. La cultura y el patrimonio: un eje clave para el sector 

El apoyo a la cultura y el patrimonio son cuestiones que forman parte del propio ADN del sector turístico. Una de las compañías que enarbola la bandera de la cultura, ligada a la gastronomía, es The Rezidor Hotel Group. Especialmente a través de la marca hotelera Quorvus Collection, los hoteles apoyan la cultura y la biodiversidad locales. Por ejemplo, el G&V Royal Mile Hotel en Edimburgo utiliza una miel propia que producen alrededor de 180.000 abejas en tres colmenas instaladas en la terraza del propio establecimiento.

Un hotel del grupo Rezidor en Edimburgo apoya la cultura local produciendo su propia miel. Fuente: Informe de Sostenibilidad del Grupo Rezidor, 2017
5. El turismo, un catalizador de la paz y el entendimiento

Lo deja claro un informe reciente del World Travel & Tourism Council: el sector turístico es un actor clave para la consecución del ODS 16, Paz y Justicia. En él, se asegura que aquellos países con un turismo abierto y sostenible tienden a ser más pacíficos.

De hecho, el Índice de Turismo predice con bastante corrección los niveles de paz o violencia y conflicto; por ello, en aquellos países donde surgen conflictos o se han producido ataques terroristas, el turismo se ve fácilmente resentido, al menos a corto plazo. El sector, además, tiene la capacidad de facilitar mejores relaciones diplomáticas y de comercio entre países, potenciando un clima político tolerante.

Son muchos los retos para este sector, pero son aún más las oportunidades que genera para hoteles, touroperadores, empresas de transporte y hostelería, la lucha por hacer realidad los Objetivos de Desarrollo Sostenible y otros grandes retos. Y no olvidemos el papel del turista: somos cada uno de nosotros los que con nuestras acciones y decisiones haremos realidad el tan deseado turismo sostenible.

IDOIA CASTILLO
Experta en Sostenibilidad e Innovación

Con una experiencia profesional de más de 4 años, Idoia ha evolucionado y crecido personal y profesionalmente al abrigo de...

¿Quieres saber más? ¿Crees que podemos ayudarte a impulsar la sostenibilidad en tu organización? Te escuchamos.