CARLOS SANTANA

22 enero 2024

4 min. lectura

Artículos

No es casual que el Foro de Davos, que ha reunido del 15 al 19 de enero a los principales líderes políticos y empresariales del mundo, haya tenido como tema principal ‘Reconstruir la confianza’. Es un asunto que viene estando muy presente en el Foro Económico Mundial desde hace varios años. Incluso en 2021, en plena recuperación social y económica tras la pandemia de COVID-19, el asunto era el mismo. El clima generalizado de desconfianza social, permanente en el tiempo y cada vez más consolidado, ahonda en la compleja situación que vive el mundo y se une a una larga lista de retos. Son precisamente esos desafíos los que alimentan la desconfianza y favorecen a su crecimiento. Davos ha reflexionado, como cada año, sobre lo que está ocurriendo, consciente de que “no es tiempo para conflictos y polarización”, sino de “reconstruir la confianza”, como indicó en su discurso la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen.

Desconfianza global

El Trust Barometer 2024, que Edelman ha presentado, como viene siendo habitual, en el marco del encuentro de Davos, evidencia esta situación. El índice global de confianza se sitúa en un 56%, que, si bien es un punto más alto que el pasado año, no alcanza el umbral de confianza. En España, el resultado es aún peor: el indicador está por debajo del 49%, en un escenario de desconfianza.

Una de las conclusiones relevantes que se extraen del estudio es la confianza en las organizaciones: las empresas son la únicas que aprueba en confianza, frente a ONGs, gobiernos y medios de comunicación. Los resultados de Edelman contrastan con el estudio similar sobre la confianza realizado por GlobeScan, que asegura que las instituciones científicas, las ONGs o la ONU están por encima del negocio en el ranking de la confianza.

De una u otra forma, la brecha entre el sector privado y el sector público resulta llamativa. Mientras las empresas son percibidas como éticas y competentes, los gobiernos son, de las cuatro instituciones analizadas en el Trust Barometer, los menos competentes y éticos.

A la luz de estos resultados, el secretario general de la ONU, Antonio Guterres, ha alertado en su intervención en el Foro de que “la gente en todas partes está perdiendo la fe en gobiernos, instituciones y en los sistemas económicos y políticos”. En el encuentro de Suiza se han escuchado algunas de las razones de esta pérdida de confianza.

Los riesgos de la IA

En Davos se ha hablado por primera vez de Inteligencia Artificial y sus consecuencias económicas y sociales. El Global Risk 2024, que cada año publica el Foro Económico Mundial para la reunión anual, sitúa la desinformación generada por la IA como uno de los mayores riesgos en la actualidad y en el medio plazo, unido a la crisis climática. Es especialmente significativo teniendo en cuenta que en el mismo informe de 2023 ni tan siquiera se mencionaba.  

La Inteligencia Artificial es una de las fuentes generadoras de desconfianza, pues representa un riesgo importante por su capacidad para producir desinformación con un alto nivel de credibilidad y provocar la desestabilización especialmente en el contexto electoral. Asimismo, supone una amenaza para el mercado laboral, aumentando así la desigualdad.

Un mundo cada vez más desigual

Desde 2020, la riqueza de los cinco hombres más ricos del mundo ha aumentado y, en contraposición, 5.000 millones de personas han empobrecido. Son algunos de los resultados del informe sobre la desigualdad en el mundo que Oxfam Intermón publica también en el contexto del foro de Davos. El 1% de la población acumula el doble de riqueza que el 99% restante.

En este sentido, es necesario transformar el modelo social y económico para reducir las desigualdades que condenan a millones de personas. La sociedad, como ha afirmado durante estos días en una entrevista el presidente del Banco Interamericano de Desarrollo, Ilan Goldfajn, “está cada vez más impaciente con las desigualdades”. La crisis del coste de vida continúa siendo uno de los cinco riesgos actuales, según el Global Risk 2024.

En el estudio Propósito y reinvención del capitalismo, realizado por CANVAS Estrategias Sostenibles, más del 70% de los encuestados afirman que la lucha contra la desigualdad debe ser la prioridad en la transformación del sistema económico.

Las consecuencias negativas de la guerra

Los conflictos profundizan las heridas de la desigualdad y la confianza. Las guerras de Ucrania y Palestina han estado especialmente muy presentes el Foro Económico Mundial, en el que ha participado, entre otros líderes políticos, el presidente ucraniano Volodímir Zelenski. Preocupa la guerra, las muertes, la polarización y las consecuencias de todo ello.

La inflación o los problemas de suministros en el Mar Rojo son algunos de efectos negativos que ya afectan a los consumidores y al mercado, que debe hacer frente a unas condiciones macroeconómicas adversas e incontrolables. El Chief Economists Outlook, presentado por el Foro Económico Mundial en Davos y que recoge la opinión de los economistas más influyentes, apunta que las expectativas de crecimiento económico mundial son débiles, más aún en Europa, y corrobora que existe una fragmentación geoeconómica real.

Reconstruir la confianza

Son varios los factores decisivos en la construcción (o reconstrucción) de la confianza. El mundo se enfrenta a numerosos desafíos que generan incertidumbre y, a su vez, desconfianza. Es, por ello, necesario el papel cohesionador de las organizaciones, en la búsqueda común de los intereses compartidos que favorezcan el desarrollo social. Es urgente, como se ha planteado este Foro de Davos, recuperar la confianza “hacia el futuro, dentro de las sociedades y entre las naciones”. Es el momento de trabajar por un modelo económico más inclusivo y justo, capaz de generar valor compartido para todas las personas y su entorno.

¡Comparte!
CARLOS SANTANA
Consultor en sostenibilidad y ESG

Consultor en sostenibilidad. Forma parte del equipo de consultoría estratégica de CANVAS con dedicación a proyectos de doble materialidad, reporte...

¿Quieres saber más? ¿Crees que podemos ayudarte a impulsar la sostenibilidad en tu organización? Te escuchamos.