4 ideas para un Halloween sostenible y consciente

Canvas Consultores Canvas Consultores

31 octubre 2019

4 min. lectura

Análisis

Llega Halloween, esa misteriosa noche del 31 de octubre en la que nos disfrazamos, disfrutamos de algunos dulces y celebramos con amigos y familiares. ¿Es posible disfrutar de la celebración mientras cuidamos del planeta y atendemos al sentido de estas fechas?  


Las historias de miedo no son lo único que nos debería asustar de Halloween: el impacto en nuestro planeta de los disfraces de usar y tirar o el desperdicio de alimentos son el verdadero “fantasma” de estas fechas. También se ha diluido el propósito de esta celebración y el olvido contribuye a enfocarnos en la “forma” más que en el “fondo”, en muchos casos. Os compartimos algunos consejos para hacer una noche de Halloween sostenible y mucho más especial…

 

1. Personaliza tu fiesta reciclando 

Si algo nos permite la creatividad, es llegar muy lejos. Piensa en qué tienes por casa y dale un nuevo uso. Utilizar lo que ya tenemos es mucho mejor que invertir dinero en cosas nuevas que a veces quedan abandonadas en un armario. Para la decoración, os animamos a investigar cómo reciclar cientos de materiales: cajas de cartón, envoltorios de los alimentos, papel de periódico, hojas caídas de los árboles… Todas las ideas son buenas para conseguir un Halloween más sostenible.

Algunas ideas do it yourself para Halloween. Fuente: handmadecharlotte.com y pinterest.com

Para disfrazarte, considera alternativas más respetuosas con el entorno. La opción más sostenible es fabricarlos tú mismo a partir de ropa vieja u otros recursos que encuentres en casa. Si no tienes tiempo suficiente, siempre es buena idea intercambiar el disfraz con algún amigo, así podrás darle una vida útil más larga a ese disfraz de fantasma que no te pones desde hace tiempo… Y como última opción, siempre puedes optar por el alquiler, que permite que ese mismo disfraz lo puedan utilizar más personas en los siguientes años.

Fuente: fairylandtrust.org

 

2. Aprovéchalo todo: ¡cómete la calabaza!

Si organizas una fiesta, también tendrás que preparar una buena cena. Lo primero que te recomendamos es optar por tu vajilla habitual (o en su defecto, platos y cubiertos reutilizables) y olvidar las opciones de usar y tirar, como la vajilla de plástico o de papel. Además, tendrás que pensar en los alimentos que presidirán tu mesa. La mejor opción será apostar por productos de temporada y locales como las chirimoyas, la batata y sobre todo… ¡las calabazas!

Se prevé que para este 2019, se desperdiciarán más de 8 millones de calabazas solo en Reino Unido, lo que equivale a 18.000 toneladas. Ante este dato, y como cada año, la Hubbub Foundation lanza su campaña #PumpkinRescue con la que pretende salvar las más de 8 millones de calabazas que se desperdician cada 31 de octubre. Ese día damos rienda a nuestra imaginación y creamos muchísimas calabazas de Halloween, pero nuestra creatividad puede ir más allá. La fundación recomienda una gran cantidad de recetas con las que podemos reutilizar el interior de nuestra terrorífica calabaza.

Tabla de snacks con forma de calabaza. Fuente: thebakermama.com

De postre, siempre están las golosinas típicas de esta noche. La tradición consiste en pedirlas en las casas, aunque te recomendamos no abusar, ya que muchas veces luego no nos las comemos y nos encontramos con demasiados envoltorios de plástico.

 

3. Acaba Halloween, pero sigue nuestra responsabilidad con el planeta

Después de la fiesta, puedes guardar todo lo que has utilizado para este 31 de octubre. Por ejemplo, el disfraz que has utilizado para prestarlo a tus compañeros el próximo año o incluso venderlo. También puedes seguir utilizando alguna de tus creaciones durante el resto del año y reciclar todo aquello que debas tirar.

 

4. Recuerda el significado de esta noche y conecta con tu historia

En estas fechas que conocemos como Halloween o Día de los Muertos, históricamente y en muchas culturas del mundo es un día para honrar a nuestros difuntos: los velos que separan el mundo de los vivos del de los muertos se hacían más sutiles. Lo creamos o no, es una de las fiestas más importantes del mundo antiguo y se celebró durante siglos en toda Europa con este sentido. Esta festividad cae a mitad entre el equinoccio de otoño y el solsticio de invierno, y es el momento de recogernos, meditar, conectar con las raíces. Este tiempo es propicio para conectar con los seres queridos que ya han muerto, recordarlos, honrarlos, volver la mirada a nuestro árbol genealógico. Para vivir de forma cada vez más consciente y con propósito es muy importante saber de dónde venimos o, al menos, honrar todas aquellas vidas que han permitido nuestra existencia.

 

Disfrutar de un Halloween sostenible y consciente es posible y está en manos de todos. ¡Os invitamos a vivirlo así!

¿Quieres saber más? ¿Crees que podemos ayudarte a impulsar la sostenibilidad en tu organización? Te escuchamos.